Cómo elegir una cuenta bancaria

0

La cuenta corriente o de ahorro es el producto bancario fundamental para nuestra finanzas. La cuenta corriente es el vehículo de entrada a la entidad bancaria y la base desde la que poder gestionar otros productos. Es un producto básico pero también uno de los que más comisiones genera. Podemos ahorrar mucho dinero si elegimos bien nuestra cuenta.

La cuenta corriente es una cuenta en la que es posible hacer ingresos y permite domiciliar recibos, nóminas o tarjetas. En el mercado hay gran variedad de cuentas. Algunas te ofrecen regalos, otras descuentos, y muchas no pagar comisiones, pero cuidado, hay condiciones.

La cuenta corriente es un buen producto para tus finanzas como centro de control del resto de los productos bancarios. Pero no siempre la apertura de una cuenta corriente es algo voluntario. Muchos bancos obligan a contratar una cuenta corriente si quieres contratar un fondo o un seguro. El problema surge cuando por esa cuenta se cobran comisiones de mantenimiento o administración. El Banco de España recoge en una circular que las cuentas abiertas por imposición de la entidad como soporte para otros productos como depósitos o hipotecas no deben tener comisiones ya que no son un producto que el cliente haya contratado libremente. Así que si te cobran comisión ya sabes que puedes reclamarlas.

Si buscas una cuenta corriente te damos una serie de consejos que te pueden hacer ganar muchos euros:

1. Comisiones

Tienes que informarte bien de todas las comisiones que tenga la cuenta y de los productos asociados como las tarjetas. Si vas a usar la cuenta para tus ingresos y gastos mensuales, necesitaras una tarjeta de débito para hacer operaciones en cajeros o en tiendas. Controla también cuanto te va a costar. No es un coste directo de la cuenta pero sí indirecto. En el mercado hay cuentas que no tienen comisiones, muchas de ellas con condiciones. Intenta buscar una cuenta que tenga las menores comisiones posibles.

2. Intereses

Hoy por hoy las cuentas salvo algunas excepciones no producen intereses. Si puedes encontrar una cuenta que te de aunque sea un poco de interés no lo dudes. Algunas cuentas en vez de dar intereses te devuelven un porcentaje de los recibos o del gasto en tarjetas, puede ser otra buena opción. Cuida que los intereses no se los coman las comisiones. Haz siempre cuentas de lo que te dan y lo que te cobran.

3. Requisitos

Hay veces en las que la cuenta no tiene comisiones y además tienes una serie de ventajas pero sólo si cumples una serie de requisitos. Normalmente estas ventajas vienen asociadas a la domiciliación de nóminas, recibos o inversiones en fondos de inversión. Infórmate bien de los requisitos y si te convienen. No siempre es bueno para tí. Recuerda que en el momento en el que no cumplas con los requisitos te cobraran comisiones.

4. No abras una cuenta sólo porque tiene muchas ventajas. Abre la cuenta por que la necesitas. Si abres una cuenta que te pide la nómina y quitas la nómina de la cuenta actual para abrir la nueva, puede que en la vieja cuenta te cobren comisión si no tienes la nómina domiciliada.

5. Antes de contratar una cuenta infórmate bien de todo. No te dejes que luego vengan las sorpresas. Que te digan la condiciones de la cuenta tanto a la hora de contratarla como al pasar el tiempo. Infórmate de las condiciones si no cumples algunos de los requisitos. No dejes que te den ninguna sorpresa y si puede ser que te den las condiciones por escrito. Te serán de mucha utilidad para futuras reclamaciones.

6. No colecciones cuentas. Lo normal es que sólo tengas una cuenta. Si tienes más de una cuenta asegúrate que no te van a cobrar comisión por ella. Si no, recházala. A mí me gusta más tener una solo cuenta corriente con la que trabajar con mis gastos e ingresos mensuales en una entidad bancaria en vez de tener muchas cuentas de las que al final acabas pagando comisiones.

7. Negocia con el banco. Si te obligan a abrir una cuenta para contratar otro producto asegurate por escrito que no te van a cobrar comisiones. Si te obligan a abrir una cuenta asociada a un producto bancario por ley debe ser gratuita. Si dejas que te cobren comisiones puede que el otro producto que vas a contratar al final no sea tan bueno.

8. Tarjetas. Pregunta por las comisiones de las tarjetas de débito. Necesitas una tarjeta de débito para disponer del efectivo. Comprueba si es gratuita tanto el primer año como los siguientes.

En definitiva conoce todos los gastos de la cuenta y sobre todo las condiciones que te piden tanto para la exención de comisiones como para darte ciertos beneficios o descuentos. Evita las cuentas con comisiones. Nunca dejes que las comisiones se coman los beneficios o intereses que te den.

¿Cuantas cuentas corrientes tienes? ¿Has encontrado la cuenta perfecta?

 

Compartir

Dejar un comentario