Consejos para negociar con tu banco

0

Si quieres tener el control de tus finanzas tendrás que aprender a negociar con tu banco. Una buena negociación te puede suponer un ahorro importante en tus operaciones bancarias. Ya sea si buscas una hipoteca o quieres que te quiten una comisión tienes que saber negociar.

Te damos algunos consejos para conseguir una buena negociación con tu banco.

1. Infórmate bien de los productos que quieres contratar. Debes informarte bien del producto que quieres contratar, que es lo que suele ofrecer tu banco y cuál es la oferta de la competencia. Si puedes consigue ofertas de otras entidades, eso te dará fuerza a la hora de negociar.

2. Sé consciente de lo que puedes ofrecerle al banco. En una negociación ambas partes deben ganar algo. Debes jugar bien tus cartas en la negociación.

3. Acude a la oficina. La negociación se hace siempre con personas. En los bancos online la negociación es prácticamente nula. Tienen unos precios y esos son los que te van a ofrecer. En el cara a cara puedes ver la reacción del empleado del banco ante tus peticiones y ver hasta donde está dispuesto a llegar.

4. Si tienes un buen perfil de cliente te será más fácil negociar. Es más fácil que tengas mejores condiciones en un banco donde tengas todo que otro en el que ni siquiera eres cliente. Recuérdale a tu gestor todos los productos que tienes contratados con ellos. Cuanto más tengan que perder más puedes ganar tú. Enséñale las propuestas de otras entidades, debes convencer al empleado de que si no consigues lo que quieres puede perderte.

5. Probablemente tendrás que aceptar cierta vinculación para conseguir mejores condiciones. Ten muy claro antes de entrar por la puerta qué es lo que necesitas. Puede que lo que te ahorras por un lado lo estés perdiendo por otro. Estudia muy bien los productos que te ofrecen. Infórmate sobre todo de los gastos y comisiones que conllevan. No contrates nada que no necesitas.

5. No contrates el primer día. Vete a casa con toda la información que te han dado, estúdiala y decide si te conviene o no. Compara las condiciones de tu banco con los de la competencia. Valora los productos vinculados que debes contratar y ten cuidado con los gastos que pueden llevar ocultos.

6. No vayas como un corderito a una negociación. En una negociación se busca que las dos partes ganen. No te están haciendo ningún favor, solo son negocios. Si te interesa lo que te ofrecen, perfecto. Sino pues a volver a negociar o buscar otro banco.

7. No te dejes llevar por lo que te dicen en la oficina. Recuerda que la persona que te atienda no es tu asesor financiero. Es un comercial que tiene unos objetivos que cumplir y que intentará cumplirlos. Los intereses del banco normalmente no son los mismos que los tuyos.

La negociación es un arte y requiere práctica y algo de mala leche. No te rindas si no has conseguido lo que querías a la primera. Persevera. Y sobre todo no te olvides que tú eres quien debe controlar tus finanzas.

 

Compartir

Dejar un comentario