Tipos de gastos en tu presupuesto familiar

0

Si quieres ahorrar en tu presupuesto familiar tienes que reducir los gastos. Normalmente tus ingresos van a variar muy poco de un mes a otro o de un año a otro. Podemos encontrar nuevas fuentes de ingresos pero las acciones que van a repercutir de verdad en tu dinero son las de control de gastos.

Seguro que estás pensando que no puedes reducir tus gastos, que ya te ajustas mucho el cinturón y que no puedes hacer nada. Muchas veces el dinero se nos va sin darnos cuenta o por dejadez. Te vamos a proponer algunas acciones que te ayudarán a controlar tus gastos y ahorrar dinero.

En tu día a día te encontrarás con muchos gastos . Tienes que ser consciente de todos los gastos que tienes, clasificarlos según el tipo de gasto y priorizarlos. Si tenemos claro qué gastos son obligatorios y cuales prescindibles podremos ahorrar mucho dinero en nuestro presupuesto.

Los gastos en tu presupuesto familiar o personal pueden ser de varios tipos, pero en líneas generales se pueden dividir en:

Gastos obligatorios. Son gastos fijos que hay que pagar todos los meses y que no pueden ni eliminarse o rebajarse. Por ejemplo la hipoteca o el alquiler. Normalmente en este tipo de gasto no vamos a poder actuar para reducirlo.

Gastos necesarios. Son gastos que no se pueden eliminar pero sí se pueden reducir. Por ejemplo facturas de la luz, gas,comida, etc… En este tipo de gastos es donde más podemos actuar a la hora de reducir su importe y ahorrar. Debemos negociar todos los contratos de servicios que tenemos (agua,luz, gas). Compara diferentes empresas y contrata las más baratas.

Gastos ocasionales. Gastos que se producen de manera esporádica y que pueden ser bien obligatorios o prescindibles. Estos gastos son los típicos imprevistos que se producen en el día a día, como que se estropee algún electrodoméstico. Pero también pueden ser gastos que aún estando previstos no se producen todos los meses. Lo ideal para este tipo de gastos es tener un fondo en el que vayamos destinando parte de nuestros ingresos mensuales para que cuando lleguen el pago de esos gastos ocasionales no afecten a nuestro presupuesto mensual.

Gastos gota a gota. Son los gastos de pequeñas cantidades de dinero que no somos muy conscientes que los hacemos pero que la suma de todos los gastos suponen un gasto importante para nuestro presupuesto. Yo los llamo gastos “gota a gota” porque son como el goteo de un grifo que no ajusta bien, parece que solo cae una gota pero al final estamos perdiendo litros de agua. Estos gastos son uno de nuestros mayores quebraderos de cabeza. Para controlar este tipo de gastos es fundamental que seamos conscientes de ellos y para eso lo mejor es que cada día apuntemos hasta el mínimo gasto de dinero que hayamos hecho. Pruebalo y verás lo que gastas todos los meses en este tipo de gastos.

Gastos prescindibles. Son el resto de los gastos. Son gastos que no son fundamentales para tu día a día pero que los haces, bien como resultado de un capricho o una afición o sin saber muy bien porqué. No te quiero decir que no gastes dinero en tus aficiones o te des algún capricho simplemente que tengas control sobre estos gastos y lo que suponen en tu presupuesto.

Tu trabajo será recopilar todos los gastos que tienes cada mes y clasificarlos en alguna de estos tipos de gastos. Una vez los tengas clasificados debes priorizar los más importantes frente a los prescindibles. Teniendo como límite el total de tus ingresos para no tener que recurrir a la financiación externa.

Y no te olvides de negociar todos y cada uno de los gastos en los que haya posibilidad de negociación. Busca las mejores ofertas en los productos y servicios que compres o contrates. Aunque puede parecer una pérdida de tiempo te va a hacer ahorrar mucho dinero.

¿Cómo clasificas tus gastos?

 

Compartir

Dejar un comentario