Seguro que has visto cual es la relación de tus abuelos o tus padres con los bancos. Para ellos sólo había un banco o caja para toda la vida. Lo que les recomendaba el empleado de turno era lo que contrataban porque «lo había dicho el del banco». Para ellos era lo normal, pero tú debes encontrar la forma de ahorrar dinero con tu banco o «tus bancos».

Hoy todo eso ha cambiado tenemos mucha más información a nuestro alcance para poder elegir donde dejar nuestro dinero. Pero pese a todo, seguimos estando en el banco de toda la vida. A veces porque no tenemos tiempo para buscar otras cosas, otras porque pensamos que no sabemos de finanzas lo suficiente para tomar decisiones y es mejor dejarlo en manos del empleado de la oficina bancaria. También nos entran sudores fríos cuando tenemos que leernos las características de los productos que nos ofrecen. ¡Es un rollo! seguro que lo has pensado.

Pero debes ser consciente que la diferencia de comisiones y productos de un banco a otro puede hacer que un buen producto acabe siendo un «buen producto para el banco«. Ya sé que es difícil ponerse a buscar en varios bancos, pero recuerda que sí que lo haces para elegir tu tarifa de móvil. Buscas y buscas operadora hasta que encuentras la mejor oferta para tu móvil. ¿Por qué no lo haces con tu banco? Vas a ahorrar mucho más dinero si eliges buenos productos bancarios que si encuentras una gran oferta para tu móvil.

Si quieres ahorrar dinero con tu banco te doy algunos consejos para que todo te sea más fácil.

1. No te cases con ningún banco

Lo del banco de toda la vida es algo del pasado. Tienes que ser más proactivo. Revisa todos los productos bancarios que tienes y busca la mejor oferta en todos los bancos. Ahora tenemos internet no hay nada más fácil que buscar por internet y encontrar los mejores productos.

Si tienes tiempo y ganas puedes también visitar las oficinas de los principales bancos, en algunas ocasiones tienen mejores ofertas en la oficinas. Hay que valorar todas las posibilidades.

Si tienes todos tus productos bancarios en un banco, primero ves a tu oficina y pregunta si es posible mejorarlos. Ten en cuenta que muchas veces te pueden hacer oferta por la vinculación que tienes a la entidad.

Cuando quieras contratar un nuevo producto por ejemplo pregunta primero en tu entidad bancaria. Puede que te den un buen precio por tener todo con ellos. Con la base de lo que te dan en tu oficina de toda la vida ya puedes buscar la mejor oferta.

 

2. Casi todas las comisiones son negociables.

Esto tienes que metértelo muy bien en la cabeza. No dejes pasar una comisión que te hayan cobrado en tu cuenta, tarjeta o depósito. Prácticamente todas las comisiones son negociables. Es verdad que algunas son más difíciles de quitar que otras pero por lo menos pide su devolución o por lo menos su reducción.

¿Sabes el dinero que te puedes ahorrar en comisiones cada año? Si quieres un sistema para ahorrar comienza reduciendo los gastos de tu  banco. Ya verás cómo notas la diferencia.

Para reclamar las comisiones puedes hacerlo bien hablando con el empleado de la oficina o bien haciendo una reclamación formal por escrito. Sólo tienes que redactar cual es la comisión que quieres que te devuelvan, presentarla en la oficina y que te pongan un sello como que la han recibido.

Sólo con este paso ya habrás ahorrado dinero con tu banco.

ahorrar dinero con tu banco

 

3. El empleado de la oficina bancaria no es un asesor, es un comercial

Este es un error muy común. Tendemos a creer que la persona que nos atiende en la oficina es un experto en finanzas y que nos va a asesorar sobre el producto que más nos conviene. Nada más lejos de la realidad. El empleado que nos atiende en la mesa no es mas que un comercial cuyo objetivo es vender el producto que el banco le manda en cada momento. Su carrera y sus incentivos dependen de ello.

Si quieres que te asesoren financieramente tienes que ir a un asesor independiente que no tenga ningún interés que no sea el de ayudarte a elegir los mejores productos para ti. Pero cuidado, no vale cualquier asesor financiero, busca uno que sea de verdad independiente, sino corres el riesgo que te «coloque» productos que no son los mejores para tí.

Lo mejor es que estudies, te formes y tomes siempre tú tus decisiones de inversión. Al final si algo sale mal es mejor que te equivoques tú que un desconocido.

4. Estudia bien los productos que te ofrecen

Ya se que es algo tedioso y aburrido. Pero tienes que leer bien todas las características de los productos que te ofrecen. Y cuando digo todas es todas. Estudia las comisiones, las peculiaridades del producto, cuanto puedes perder, cuanto puedes ganar, las condiciones principales. En definitiva estudia bien el producto y si tienes dudas pregunta, pregunta y pregunta. No te quedes con ninguna duda. Si tomas una decisión de inversión que sea con toda la información.

Si quieres buscar información lo primero es pedir por escrito las condiciones del producto a quien te lo ofrece. Estúdialas bien para poder comparar con los productos de otras entidades financieras. Si tienes dudas de cómo funciona el producto busca en internet, ahí tienes toda la información que necesitas.

Una vez que sabes todo sobre el producto abre tu navegador de internet y busca las mejores ofertas en otros bancos. Para encontrar las mejores ofertas puedes hacerlo visitando las webs de las diferentes entidades financieras o bien buscando en comparadores de productos financieros.

Una vez que tienes toda la información contrata el mejor producto para ti. ¿A que es sencillo? Y no solo eso, también te producirá una gran satisfacción haber elegido por ti mismo en vez de dejarlo en manos de un desconocido que puede saber menos que tu de finanzas.

5. Busca el banco que mejores condiciones te ofrezca

Como te decía antes olvídate de banco de toda la vida. Ahora que ya sabes de finanzas, después de el estudio de productos del paso anterior, estas preparado para poder elegir el banco que mejores condiciones te ofrezca. Aprovéchate de la facilidad que nos da internet a la hora de contratar productos financieros. En pocos minutos puedes abrir una cuenta o contratar un fondo de inversión.

Ya comprobarás con el tiempo que normalmente las mejores ofertas están en internet. Pierde el miedo a realizar operaciones por la web. ¡Puedes hacer todo desde tu sofá! ¿Qué más quieres?.

Este paso hará que ahorres dinero con tu banco.

6. Trabaja con varios bancos

Quítate de la cabeza lo de trabajar sólo con un banco. Te puedo asegurar que no hay ningún banco que tenga los mejores productos. Hay bancos que son buenos en cuentas, otros en fondos de inversión, alguno como broker. Igual que cuando vas a comprar al supermercado miras las ofertas que hay en Carrefour o en El Corte Inglés, cuando necesites un producto financiero compara las diferentes ofertas.

Dirás que es más fácil de controlar un banco que tener todo en varios. Es verdad. Pero lo que buscamos es ahorrar dinero no que nos sea más fácil. Recuerda que hoy en día puedes controlar todo desde tu portátil así que tampoco es tanto trabajo. ¡Anímate! verás como notas el ahorro.

 

Si te ha sido de utilidad este artículo, por favor compártelo.