Te voy a dar una mala noticia. Si quieres que tu dinero trabaje para tí tienes que arriesgar parte de ese dinero. ¡Asúmelo! Este tiene que ser el primer paso si quieres que tu inversión te de rendimiento.

¿Y porqué digo esto? Porque prácticamente todos los productos financieros de los llamados «sin riesgo» te están dando un 0% de interés. Ya sea si preguntas en la sucursal de tu banco o si comparas productos financieros en internet verás que ahora tu dinero no vale nada. Si, si… has oído bien para tu banco tu dinero no vale nada. De hecho en algunos bancos incluso están empezando a cobrar por tener el dinero depositado en ellos.

Te propongo un negocio a ver que te parece. Te vendo un producto con el que todos los años me vas a dar entre un 1 o un 2% de tu dinero o incluso más. ¿Que te parece? Seguro que piensas, se ha vuelto loco ¿Qué negocio es ese? ¿Qué gano yo con eso? Pues eso es lo que te pasa cada año que tienes tu dinero en una cuenta sin remunerar. La inflación, el gran enemigo de la inversión se come parte de tu dinero sin darte cuenta. Aunque en tu cuenta tienes la misma cantidad en realidad el aumento de los precios hace que con el mismo dinero puedas comprar menos cosas. Es decir tu dinero pierde valor. Si la inflación es de un 2% tú estas perdiendo un 2%.

Estarás pensando que también puedes perder ese porcentaje o más si inviertes en activos de riesgo. Tienes toda la razón. Pero recuerda que también puedes ganar. Eso no ocurrirá nunca si tienes tu dinero en la cuenta corriente o debajo del colchón. La inflación no te va a perdonar y siempre vas a acabar el año con un 1 o 2% menos en el mejor de los casos.

¿Esto quiere decir que tienes que invertir todo tu dinero en activos de riesgo?

La respuesta es NO. Debes hacer trabajar tu dinero pero no arriesgando más de lo que estés dispuesto a soportar. Tienes que encontrar tu umbral del dolor en lo que se refiere a pérdidas en tu cartera. ¿Y cual es este umbral? es lo que yo llamo el indicador del sueño. Si por las noches no puedes dormir, no estas asumiendo el riesgo que puedes soportar. Baja la exposición de tu cartera al riesgo. No todo el mundo puede ver como su dinero, el que tanto le ha costado ganar, pierde un 30%. Por eso es necesario que busques un porcentaje de pérdida en el que estés cómodo y montar tu cartera de activos financieros basada en ese porcentaje.

¿Estas dispuesto a perder dinero todos los años sin hacer nada?

Si la respuesta es NO tienes que comenzar a mentalizarte que puedes perder algo de tu dinero. Pero que a la larga puedes sacarle un porcentaje interesante a tu dinero. ¿Qué tienes que hacer? Asumir riesgo en tu cartera siempre de forma controlada y acordándote del umbral de sueño. Pierde el miedo a la renta variable. No pasa nada por invertir en un fondo de inversión que tenga una parte en renta variable. No pasa nada por invertir en bolsa. La clave es potenciar tu educación financiera. Si conoces bien los activos en los que vas a invertir el riesgo de tu inversión se minimiza.

Recuerda

  • Si no asumes riesgo en tus inversiones la inflación te quita un porcentaje de dinero todos los años.
  • Encuentra el porcentaje de pérdidas que puedes asumir para que puedas dormir por la noche.
  • Utiliza productos financieros que asuman riesgo controlado. Prueba con fondos de inversión o comienza invirtiendo en bolsa.
  • La educación financiera es fundamental para que el riesgo de tus inversiones sea controlado.
  • En resumen: El que no arriesga no gana.

¿Te vas a arriesga o vas a dejar dormir tu dinero?