Hoy el producto financiero de moda son los fondos indexados. Hay cientos de post y artículos hablando de las bondades de este tipo de fondo. Que si es lo mejor para ahorrar, que si aprovecha el interés compuesto. Todo eso está muy bien y es verdad, pero también hay que ver la parte no tan buena de este producto. Este producto no es ni bueno ni malo, hay que saber si las características del producto son buenas para tu perfil de inversión.

Los fondos de inversión indexados no son un producto nuevo. Fueron creados en 1975 por John C. Bogle y su gestora, Vanguard. Aunque en Estados Unidos aquí en España han comenzado a llegar hace unos pocos años y con el problema que muy pocas gestoras y bancos los ofrecen. ¿Porqué en España casi no se comercializan? La respuesta más simple es porque no dan dinero. Una de las características más importantes de este tipo de fondos es sus bajas comisiones. Al tener muy poca gestión también cobran comisiones muy bajas lo que hace que se necesite mucho volumen para que sean rentables. La industria financiera en España prefiere centrarse en otro tipo de fondos que les dan un mayor margen de beneficios. A los bancos igual no les interesa pero a nosotros sí.

Qué son los fondos indexados

Lo primero vamos a conocer qué son los fondos de inversión indexados. Los fondos indexados o también llamados de inversión pasiva son fondos de inversión que replican a un índice comprando las acciones o activos financieros que componen ese índice en la proporción en la que están ponderados en el índice. La definición es sencilla ¿verdad? No tienen más misterio. Si tu compras un fondo de inversión indexado al IBEX tendrás en tu cartera los 35 valores del Ibex en la misma proporción en la que se ponderan en el índice español.

Pros de los fondos indexados

Las comisiones son menores que otros fondos

Esta, es sin duda una de las características que más nos interesan a nosotros como inversores. La gestión de un fondo de este tipo es mínima ya que simplemente tiene que replicar el índice de referencia y cada cierto tiempo vender o comprar acciones que entran o salen de índice. Pero estas entradas y salidas son cada mucho tiempo. Esto les permite a los gestores de los fondos cobrar comisiones que están muy por debajo de la media de la comisiones de los fondos del mercado. Este es uno de los mayores reclamos de este tipo de fondos.

Tienen un seguimiento sencillo

Para saber como va tu fondo no necesitas más que ir a cualquier periódico o web financiera y ver el comportamiento del índice al que está referenciado tu fondo. No necesitas entrar en tu gestora o esperar a los informes trimestrales que te envían. Se puede decir que sabes cómo va tu fondo en tiempo real.

Menor dedicación de tiempo

Uno de mayores problemas que tenemos a la hora de invertir es elegir donde invertir. En el mercado tenemos miles de acciones y activos financieros y el muy difícil hacer una buena selección de la cartera sobre todo si no somos profesionales y tenemos poco tiempo. En los fondos indexados también tiene que haber tiempo de dedicación para montar nuestra cartera de fondos pero este siempre será mucho menor que la de tener que estudiar los diferentes activos que van a componer nuestra cartera.

Inversión a largo plazo

Este tipo de fondos están pensados para inversiones a largo plazo. Uno de los problemas que tiene los inversores que se acercan a este tipo de productos es que buscan el timing de la inversión y se lían a comprar y vender buscando el momento perfecto de compra y venta. Esto no es una acción, esto debe ser considerado un instrumento de ahorro e inversión a largo plazo. Si nos lo tomamos como una herramienta de especulación lo más normal es que perdamos dinero a medio y largo plazo.

Perfecto para ahorrar

Otro de los beneficios de estos productos es que es perfecto para el ahorrador medio. Al ser un producto pensado para el largo plazo una de las estrategias que puedes utilizar para el ahorro que vayas teniendo es el de hacer aportaciones periódicas a tus fondos indexados. Esto te obligará a invertir tu ahorro y dejando que actúe el milagro del interés compuesto.

Puedes tener desde una cartera simple a una muy compleja

Lo normal cuando comienzas con los fondos indexados es tener un sólo fondo indexado normalmente al S&P 500. O si eres un poco más sofisticado a un índice global como puede ser el MSCI World.

Pero si lo que se quiere es hacer una buena cartera debería tener varios fondos indexados de diferentes zonas geográficas y con diferentes activos financieros, es decir materias primas, renta variable, renta fija, etc… Con este tipo de cartera puedes tener miles de acciones con sólo tener 4 o 5 fondos de inversión. Puedes conseguir de la inversión más simple a la cartera más compleja contratando muy pocos productos. Todo depende de tí

Te permite tener una cartera diversificada

Asociada a la ventaja anterior está la posibilidad de crear una cartera diversificada ponderando los diferentes escenarios y activos financieros conforme nosotros queramos. Puedes tener una diversificación por zonas geográficas, por tipo de productos o por materias primas.

 

Contras de los fondos indexados

Pero no todo es bonito y maravilloso. Como cualquier productos financiero tiene sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas. Esto no quiere decir que sea un mal productos, sino que hay que tener toda la información antes de tomar una decisión de inversión. Comenzamos con los contras.

No se garantiza el éxito

Aunque te cuenten las historias de que la bolsa a largo siempre sube y que dentro de 10 años vas a conseguir no se cuantos miles de euros si lo mantienes esto no deja de ser un producto de riesgo. Vas a tener que soportar tanto riesgo como el que tenga el índice de referencia.

Por ejemplo si observas el gráfico del S&P 500 desde su inicio verás que es cierto que a largo plazo está subiendo pero también puedes comprobar que hay caídas muy importantes que tardan años en recuperarse. ¿Qué pasa si entras justo antes de una de esas caídas? ¿Estás preparado para aguantar esa bajada sin salirte del fondo? Este producto no es para tí si crees que esto va a ser una constante subida. Es un producto con riesgo y tienes que saber si puedes aguantar ese riesgo.

Gráfico del S&P 500 desde el inicio

Cuidado con el momento en el que se entra

Al ser un producto pensado para el largo plazo lo normal sería entrar en cualquier momento en el fondo e ir haciendo aportaciones periódicas y olvidarnos de él. Eso está muy bien y es lo que habría que hacer pero tienes que estar preparado psicológicamente para las bajadas que pueda haber. Lo importante es que estés como con el producto en el que inviertes. Vamos, que puedas dormir todas las noches. Pero cuidado también con buscar el momento perfecto para invertir en el fondo indexado porque puede que nunca lo encuentres. Por regla general el mejor momento para invertir es ahora.

No son fáciles de comprar

Esto si que es un problema. Si quieres invertir en fondos indexados, olvídate de ir a tu banco. Como te he comentado antes, la mayoría de los grandes bancos y gestoras no comercializan este tipo de fondos. No es un producto de fácil acceso. De hecho en España se pueden contar con los dedos de una mano donde se pueden contratar. Más adelante te cuento dónde contratarlos.

No es una gestión tan pasiva

Aunque a los fondos indexados se les denomina de gestión pasiva, la selección de tu cartera de fondos indexados no es gestión pasiva, más bien es bastante activa. Si sólo tienes un fondo de inversión indexado no tienes que preocuparte de la gestión, pero si tienes una cartera de fondos la cosa se complica. Primero deberás buscar entre todos los que hay los que se adapten a tu idea de cartera. Pero ahí no acaba todo más adelante tendrás que hacer un balanceo de la cartera cuando las condiciones del mercado cambien.

Cuidado con la elección de la composición de la  cartera

Uno de los fallos más habituales cuando se tiene una cartera de fondos indexados es la sobreactuación. Intentamos comprar y vender los fondos dependiendo de su comportamiento lo que hace que acabemos comprando y vendiendo decenas de veces, lo que por regla general acaba haciendo que perdamos dinero mientras si lo hubiéramos mantenido los resultados hubieran sido mejores.

Para quien son los fondos indexados

  • Inversores con un perfil de riesgo medio. Son productos de riesgo y es necesario que se pueda soportar ese riesgo.
  • Inversores que quieren invertir su ahorro en un producto sencillo mediante aportaciones periódicas.
  • Inversores que quieran tener una cartera diversificada.

Para quien NO son los fondos indexados.

  • Para inversores con aversión al riesgo. Si no te gusta el riesgo olvídate de los fondos indexados. Dormirás mejor.
  • Inversores con poco tiempo para dedicar a la inversión. Si quieres sacar el mayor partido a este tipo de fondos necesitas hacer una cartera de fondos. Y eso necesita tiempo de estudio para tomar las decisiones de inversión.
  • Para inversores tradicionales que hacen todo con su banco. Si quieres contratar fondos indexados debes ir a bancos por internet para conseguirlo.

Cómo comprar fondos de inversión indexados

Roboadvisor

La manera más sencilla de acceder a los fondos de inversión indexados es mediante Roboadvisor. Es una nueva forma de inversión en la que un algoritmo elige en que invertir tu dinero dependiendo de tu perfil de riesgo. Normalmente este tipo de robots invierten utilizando fondos indexados. Puedes ver cómo invertir mediante este instrumento de inversión en nuestro post sobre roboadvisor.

El problema de invertir mediante roboadvisor es que es más caro que si lo hacemos creando nosotros la cartera. A la comisión de los propios fondos hay que añadirle la comisión de gestión que te cobra el roboadvisor. Pero aún así suele estar entorno al 0,80%, muy por debajo de la media de los fondos de inversión.

Hacer tu propia cartera

La otra opción es la de crear tu propia cartera. Aquí el problema con el que te vas a encontrar es que hay muy pocos sitios donde puedas contratar fondos indexados. Las principales gestoras de fondos de inversión indexados son las de Vanguard y Amundi. Estos fondos se comercializan en muy pocos sitios en España.

Myinvestor ha entrado ahora con fuerza en el mercado de los fondos indexados. Tienen un portafolio bastante amplio tanto de fondos Vanguard como Ishares o Amundi.

Renta 4. También tiene un amplio catálogo de fondos indexados sobre todo después de haber comprado la parte de indexados de BNP. Suelen cobrar comisión de custodia por este tipo de fondos.

GPM.

Openbank

¿Tengo fondos de inversión indexados?

La respuesta es que sí. Para mí son un producto financiero muy interesante a la hora de tener una cartera diversificada sin tener que ir seleccionando acciones. Y sobre todo son baratos, para mi la clave de los fondos de inversión. Muchos fondos de inversión no justifican la comisión que cobran. Los fondos indexados te ahorran mucho dinero y te mejoran las rentabilidades. La inversión en indexados la realizo con un horizonte temporal de largo plazo. No la suelo mirar mucho cada mes una revisión rápida y cada 6 meses compruebo si hay que hacer algún tipo de rebalanceo.

Mi inversión en indexados la realizo mediante una cartera de fondos que tengo en Myinvestor. En breve os pondré como está compuesta actualmente mi cartera indexada.